SEGUNDA ENTRADA

Cuando pienso en que quizá, como segunda vez, el leer este libro sería tan fácil de pasar sus hojas, he sido tan chasqueado como aquellos fieles que se llevaron la gran sorpresa el 22 de Octubre de 1844. El amor de Dios hacia mí es algo que no ha dejado Leer más…

PRIMERA ENTRADA

Cuando pienso en que quizá, como segunda vez, el leer este libro sería tan fácil de pasar sus hojas, he sido tan chasqueado como aquellos fieles que se llevaron la gran sorpresa el 22 de Octubre de 1844.

El amor de Dios hacia mí es algo que no ha dejado de resonar en mi mente y ha hecho latir más rápido mi corazón que parece que se me va a salir, el Señor sabe que lo amo pero quizá a mi manera y con todas mis imperfecciones, pero leer nuevamente su amor, a pesar que muchas veces hice cosas que no  le gustaban, a pesar de las palabras que dije, a pesar del trato malo que di, a pesar del daño que he hecho a sus dones, es algo que me llenó de tristeza, arrepentimiento y en oración pedí perdón a mi Dios, que nunca duda en llamarme su hijo, no se avergüenza nunca, no ha llegado a dudar de mí; no ha dejado de amarme, y lo único que puedo pensar es en conocer más de ese amor.

(más…)